Download El muchacho persa (Alejandro Magno - Libro 2) by Mary Renault PDF

By Mary Renault

Show description

Read Online or Download El muchacho persa (Alejandro Magno - Libro 2) PDF

Similar spanish books

La flota de alta mar de Hitler

Alemania no podia equiparar su capacidad de construccion naval con los angeles de Gran Breta#241;a y sus aliados. Nunca podria alcanzar los angeles superioridad britanica en buques de linea. Por eso, los angeles Marina alemana confio desde el principio en los planes de guerra ofensivos; y desde el principio estos planes fueron eficaces.

Additional info for El muchacho persa (Alejandro Magno - Libro 2)

Sample text

Me levantó en brazos y me besó. Mandó fortificar la fortaleza. Había un despeñadero por un lado y una torre de vigilancia en lo alto del camino montañoso; pero ordenó que se levantaran otras dos hiladas sobre las murallas con mejores rendijas para los arqueros. La víspera de su partida subió a la fortaleza un grupo de guerreros. Su carta ostentaba el sello real. No sabíamos que procedía de la mano de un muerto. Arses había corrido la misma suerte que sus hermanos; sus hijos pequeños habían sido eliminados; se había borrado la descendencia masculina de Ocos.

Me temo que no los he aprendido todavía, señor. –No tienes por qué seguir llamándome señor. Eso era para que aumentara en ti el sentido de la ceremonia. No, eso forma parte de la instrucción. Hay mucho ritual de alcoba pero bastará con que le demos un rápido repaso; casi siempre se encargará de ello gente de mayor rango. Sin embargo, es importante no estar en condiciones de inferioridad. Primero prepararemos el lecho que ya debiera estar hecho -levantamos los cobertores y los doblamos hacia atrás; aparecieron unas sábanas de lino egipcio calado-.

Para ti será demasiado y para mí no lo bastante. Estoy aquí para enseñarte y corro el peligro de olvidarlo. Debemos aceptar que ésta es tu suerte por ahora. –Estaría mejor si fuera como aquellos que no sienten nada -dije, afligido. –No, no lo creas. Todo se les va en comer; tú mismo puedes ver en qué se convierten. Me hubiera gustado poder sanarte por ti y por mí, pero tu misión es la de complacer, no la de ser complacido. – estás muy bien dotado para ello. Tus reacciones son muy delicadas; ésta fue la causa de que tus últimos trabajos te resultaran tan repugnantes.

Download PDF sample

Rated 4.02 of 5 – based on 35 votes